Inicio | Especialidades | Profesionales | Contacto | Recomendados
|
Láser para Várices

Láser para las várices
 
 
Se justifica el uso del láser para el tratamiento de dos tipos de várices:

1) Telangiectasias (‘arañitas’)
2) Insuficiencia severa de las venas safenas internas o externas
3) Insuficiencia severa de venas perforantes

El tipo de láser que se emplea para las telangiectasias (‘arañitas’) se llama láser de luz pulsada. Es como una linterna que emite luz láser y mediante la generación de calor ‘quema’ las venitas. La única ventaja real que tiene el láser por sobre los esclerosantes (inyecciones) es que no es necesario pinchar las venitas. Sin embargo, el láser produce cierta molestia por la generación de calor. En cuanto al resto de las características del tratamiento, es muy similar a los esclerosantes: hay que hacerlo en varias sesiones, no hay que exponerse al sol, puede dejar manchas y con el tiempo vuelven a salir.

El tratamiento de la insuficiencia de las venas safenas o de venas perforantes con láser implica una gran ventaja con respecto a la cirugía convencional. El tratamiento de estas venas con láser se realiza en quirófano con anestesia general o peridural. Si bien es menos invasivo que la cirugía común, no deja de ser una cirugía.

Para las venas safenas se realiza una incisión en el la desembocadura de la vena safena enferma. En el caso de la vena safena interna, esta incisión es en la ingle; para la vena safena externa es por detrás de la rodilla. Dicha incisión es de 2-3 cm. A través de esta incisión se liga (se cierra) la desembocadura de la vena en el sistema venoso profundo. Luego se procede a canular la vena safena enferma con una fibra láser desde el tobillo hasta la desembocadura (ya ligada). Una vez que la fibra llega hasta el extremo superior de la vena, se enciende la luz láser y se comienza a tapar la vena. De a poco se va retirando la fibra para que vaya tapando toda la extensión de la vena. Este procedimiento se controla continuamente con Eco Doppler. La utilización del Eco Doppler durante el proceso de termoablación de la safena permite:

1. Certificar que la fibra está en la vena que se desea tratar;
2. Confirmar que la vena tratada quede tapada;
3. Chequear la distancia que hay desde la vena hasta la piel, para evitar quemaduras. En caso de estar muy cerca de la piel, se inyecta líquido alrededor para evitar quemaduras.

Luego de tapar la vena con láser, se procede a sacar las venas secundarias (colaterales) con microcirugía. Luego se cierra la herida de la ingle o detrás de la rodilla y se colocan vendas compresivas.

Para tratar las venas perforantes, es necesario identificarlas mediante Eco Doppler. Una vez identificadas, se lleva la punta de la fibra láser hasta la perforante enferma y se enciende el láser. Esta técnica permite ocluir las perforantes sin tener que realizar una incisión en la piel. El tratamiento de estas venas se realiza al mismo tiempo que la cirugías de las venas safenas.

  AUTOR
 
----------------------------------------------------------------------
 
Para realizar una consulta programada con el Dr. Ronaldo Mac Kenzie para evaluar si su caso justifica el uso de láser puede sacar turno en los siguientes centros:
 
- Clínica del Sol: Coronel Díaz 2211, Buenos Aires, Argentina - 4821-1000/4827-7600
- FLENI: Montañeses 2325, Buenos Aires, Argentina - 5777-3200 int. 3600/3700
- Belgrano: Virrey Arredondo 2429 (PB), Buenos Aires, Argentina - 4788-1333/1666
- Villa del Parque: Tinogasta 3159 (1ºB), Buenos Aires, Argentina - 4505-0972


Volver Arriba
  • Medicina Profesional Medicina Profesional
  • Medicina Profesional Medicina Profesional
  • Medicina Profesional Medicina Profesional
Accesos Inferiores
Usted es Nuestro Visitante Nº: 249109
Tel. 54 11 4292-1551 | Cel. 15 4193-1035 / 15 5060-5876
www.tecsol.com.ar | Email: info@medicinaprofesional.com.ar
Copyright © 2001-2014 Medicina Profesional Argentina | Desarrollo y Hosting por Tecsol - Technical Solutions